Alergia a LTP o a frutas y verduras ¿y ahora qué? (Parte 1)

Feliz jueves! Qué tal va el veranito?

Hoy he decidido hablar sobre la alergia LTP, sus características básicas y lo que debes tener en cuenta para comenzar.

¿Por qué esta alergia y no otra? Pues porque la realidad es que la alergia a LTP es muy habitual en la zona mediterránea, en especial la alergia LTP de la familia de las rosaceae (melocotón, manzana, pera, cereza, albaricoque, ciruela, nectarina, fresa, zarzamora, almendra).

Ciertos estudios indican que la predisposición a la alergia está relacionada con la latitud en la que vivimos. Es posible que la exposición a los pólenes ambientales (diferentes según zonas), el estado de nuestra mucosa intestinal y los hábitos dietéticos/estilo de vida sean los principales factores desencadenantes. Sea como sea, la verdad es que cada vez hay más alérgicos a LTP y se dice que se ha multiplicado por 20 la cifra de afectados en los últimos años.

¿Qué es la alergia a LTP?

Las LTP (Lipid Transfer Proteins) son una familia de proteínas que comparten características similares y que podemos encontrar en el reino vegetal, por lo que también las tienen muchas frutas, verduras y hortalizas que forman parte de nuestra dieta.

¿Por qué tienen proteínas LTP los vegetales y frutas? En realidad forman parte de su propio sistema de defensa y son indispensables para su supervivencia. A lo largo del tiempo, las plantas han ido desarrollando mecanismos que las protegen contra agresiones externas como hongos, bacterias, insectos o incluso el propio estrés ambiental al que son sometidas y por eso contienen proteínas como estas.

Breve repaso a los síntomas y al diagnóstico:

Es importante saber que dado que las LTP no pueden ser destruidas con la cocción y resisten a los jugos digestivos, llegan prácticamente intactas a nuestro tubo digestivo (donde entran en contacto con nuestro sistema inmunitario) y pueden causar reacciones alérgicas severas. Por eso la alergia a LTP es peligrosa.

Por otro lado, ciertos estudios indican que consumir el alérgeno en ayunas puede causar síntomas más severos, ya que al estar vacío el tubo digestivo se absorbe con mayor rapidez y provoca una reacción más inmediata de nuestro sistema inmnutario.

Manifestaciones clínicas:

Los síntomas suelen aparecer dentro de los primeros 30 minutos y hasta varias horas después de la ingesta. Algunos de ellos son:

  • Orofaringe: prurito oral u orofaríngeo. Puede acompañarse de disfonía o hinchazón de labios, lengua…
  • Tracto gastrointestinal: Náuseas, vómitos, distensión abdominal, dolor abdominal y/o diarrea,
  • Piel: Urticaria, enrojecimiento, prurito o picor, sensación de quemazón,
  • Tracto respiratorio: Rinoconjuntivitis, asma, silbidos…

En cuanto a la severidad podemos estar hablando de una leve urticaria de contacto (solo la zona que tocó el alimento), de un síndrome de alergia oral o S.A.O. (ya se extiende a mucosa oral, laringe y/o faringe) o en el peor de los casos de un cuadro sistémico que puede acabar en anafilaxia (síntomas en múltiples órganos y riesgo de muerte).

Diagnóstico:

El diagnóstico de cualquier tipo de alergia alimentaria debe ser efectuado por un médico ALERGÓLOGO. Enfatizo esto, dado que cada vez hay más sitios en los que realizan ciertos tests de alergias/intolerancias que carecen totalmente de validez para efectuar un diagnóstico fiable y verídico de una alergia alimentaria (artículo de Consumer Eroski sobre el tema).

Normalmente la pruebas necesarias para ello suelen ser análisis de sangre específico, pruebas cutáneas e incluso pruebas de tolerancia o provocación oral (exposición controlada al alimento/s). Para ello, confía en tu médico alergólogo.

¿Podemos destruir o inactivar de alguna forma las LTP?

Las LTP son proteínas muy estables y resistentes, por lo que resulta casi imposible destruirlas. Son resistentes al calor (ningún proceso culinario las destruye) y a la digestión (los jugos gástricos no las destruyen).

No obstante, existen muchos casos de personas que sí pueden comer la fruta pelada sin sufrir riesgo, aunque es algo muy individual y recomiendo que siempre se tenga en cuenta el consejo médico (o bien valorar experiencia y tolerancia individual).

¿En qué alimentos están las LTP?

Hoy en día hay como unas 100 LTP reconocidas en el reino vegetal, aunque solo unas 46 se encuentran en las partes comestibles de los vegetales. Las LTP que más conflictos generan son las de la familia de las Rosáceas (melocotón, nectarina…) pero hay muchas más.

Dado que las LTP son un mecanismo de defensa, es habitual que estén en mayor concentración (hasta 7 veces más) en las partes externas de los vegetales (hojas, cáscara, piel…). Es por ello, que la piel de las frutas, hortalizas y verduras suele ser más alergénica que la pulpa.

FRUTAS Albaricoque, ciruela, cereza, fresa, frambuesa, mora, limón, manzana, kiwi, mandarina, melocotón, arándano, pitaya, granada, plátano, naranja, pera, tomate y uva.
HORTALIZAS Y VERDURAS Espárrago, coles (col, coliflor, brócoli, repollo), apio, lechuga, zanahoria, perejil y cebolla.
CEREALES Y GRANOS Cebada, arroz, espelta, trigo y maíz
FRUTOS SECOS Y SEMILLAS Avellana, almendra, nuez, pipa de girasol, castaña y mostaza
LEGUMBRES Cacahuete, soja, judía o alubia blanca y lenteja
PÓLENES (síndrome “polen-fruta”) Parietaria, ambrosia y artemisia. Olivo y plátano de sombra.
OTROS LÁTEX

“Soy alérgico a LTP ¿Ya ahora qué?”

La dieta de exclusión es la parte principal del tratamiento, es decir, se deberán evitar todos aquellos alimentos que contengan el alérgeno en cuestión. Además, se deberán tener en cuenta todas las alergias cruzadas que puedan existir.

¿Podría remitir con el tiempo si se sigue una dieta de exclusión? Actualmente no existen estudios del impacto que puede tener la dieta de exclusión sobre la evolución de la alergia. No es posible saberlo en la actualidad y puede ser muy diferente en cada caso.

Para casos en los que hay una gran sensibilidad o se ha sufrido síntomas graves o anafilaxia, puede ser necesaria la medicación “de rescate” que deberás llevar siempre encima (sobre todo si vas a comer fuera de casa). Existen algunos tratamientos médicos más, que tu médico podrá explicarte con mayor detalle.

¿Qué es una reacción cruzada y porqué los alérgicos a LTP suelen tenerlas?

Como he comentado antes, las LTP son muy parecidas unas a otras y esto puede llegar a confundir a nuestro organismo. Estos conjuntos de proteínas parecidas reciben el nombre de panalérgenos.

Por ello pueden aparecer reacciones cruzadas, es decir, nuestro sistema inmunitario se desorienta y reacciona con alimentos que en realidad no tienen la LTP conflictiva pero sí contienen una proteína similar. Esto significa que se puede sufrir una reacción por el consumo de un alimento al que no se es alérgico o a un determinado polen.

Además, las personas alérgicas a LTP suelen ser más sensibles a padecer mayor riesgo de alergias múltiples a alimentos vegetales y a pólenes (el 75% de alérgicos a LTP lo son también a ciertos pólenes). Del mismo modo, las LTP de los pólenes son responsables de la sensibilización cruzada a alimentos, y por tanto, de las alergias alimentarias.

En estos casos, resulta útil conocer las familias de alimentos que comparten LTP similares y de esta forma poder evitar todos los del mismo grupo:

Familia Rosaceas Manzana, pera, fresas, mora, frambuesa y membrillo. Subfamilia Pronoideae: cereza, ciruela, albaricoque, melocotón y almendra
Familia Sapindales Naranja, limón, mandarina
Familia Ericales Kiwi, arándano
Familia Carofilales Pitaya
Familia Mirtales Granada
Familia Solananes Tomate
Familia Vitales Uva
Familia Zingiberales Plátano
Familia Apiales Apio, zanahoria, perejil
Familia Asparagales Cebolla, espárrago
Familia Asterales Lechuga, pipa de girasol
Familia Brasicales Coles (col, repollo, brócoli, coliflor, coles Bruselas) y mostaza
Familia Poales Centeno, arroz, trigo, espelta y maíz
Familia Fagales Castaña, avellana y nuez
Familia Fabaceas Judía o alubia, lenteja, soja, judía verde y cacahuete

Cuando hablamos del Síndrome pólen-fruta, las relaciones más habituales son (Fuente: ASOCIACIÓN ESPAÑOLA DE PERSONAS CON ALERGIA A ALIMENTOS Y LÁTEX):

Alergia a: Mayor predisposición de alergia a:
Gramíneas Tomate, cacahuete, rosáceas, melón, sandía
Artemisa Família de las Rosáceas (melocotón, níspero. nectarina, manzana, fresa, pera, escaramujo, etc.), semilla de girasol, miel.
Plantago Melón
Plátano de sombra Avellana, cacahuete, plátano, manzana, apio, maíz, garbanzo, lechuga

Casos en los que la situación puede empeorar:

Debes saber que existen ciertas situaciones, en las que si se consume el alimento (antes, durante o después) se pueden desencadenar síntomas e incluso ser más severos. Por ejemplo, es posible que la exposición al alimento en condiciones normales no de ningún problema, pero si se consume y luego se practica ejercicio físico sí haya reacción alérgica o ésta sea más severa.

Estas situaciones son:

  • Ingesta de antiinflamatorios (AINEs): voltaren®, ibuprofeno, naproxeno, etc.
  • Ejercicio físico (sobre todo el intenso)
  • Estrés y cansancio
  • Alcohol
  • Marihuana o hachís
  • Situaciones hormonales (embarazo o menstruación)

¿En qué puedo ayudarte como Dietista-Nutricionista?

Este tipo de alergias son de difícil manejo y la mayoría de las veces la persona afectada acaba volviéndose “loca” intentando montar un puzzle imposible para lograr una alimentación saludable sin poner en riesgo su salud. No solo es ya suficiente complicado el tener que limitar muchos alimentos y mantener un estado de alerta constante, sino que además hay que conseguir comer bien, sin tener carencias. Todo ello aderezado con buscar la compatibilidad con tu vida social, familiar, trabajo y la propia gastronomía (porque comer debe seguir siendo un placer).

En el próximo post repasaremos la parte más práctica para lograr un estilo de vida “normal” dentro de las posibilidades. Veremos qué factores clave debemos tener en cuenta a la hora de comer, comprar, ir a comer fuera o tener una vida social aceptable. ¡Así que, no te lo pierdas!

Deja un comentario