Ácidos grasos y salud, ¿un papel beneficioso demostrado? – Parte 2

Photo Credit: "lapolab" via Compfight cc
Photo Credit: “lapolab” via Compfight cc

En el anterior post vimos la clasificación de los ácidos grasos, expliqué la importancia de los ácidos grasos esenciales y vimos algunos de los beneficios que se les ha otorgado.

En esta segunda parte, concretaremos dónde se encuentran estos ácidos grasos esenciales en nuestro organismo y veremos qué cantidad debemos ingerir según los niveles de referencia.

¿Dónde encontramos la mayor parte de las reservas de ácidos grasos en nuestro organismo?

Tanto el DHA como el AA se acumulan casi exclusivamente en el tejido nervioso (para mantener la estructura y fluidez de las membranas celulares y favorecer los estímulos neuronales), en el tejido visual (donde intervienen en el proceso de la visión) y en los testículos (donde participan en la formación del esperma).
El cerebro es un órgano principalmente de naturaleza grasa ya que un 60% de su peso seco está compuesto por compuestos lipídicos y más de la mitad de ese porcentaje es DHA.

Competencia entre omega-3 y omega-6:

El metabolismo de los ácidos grasos esenciales es complejo y en él intervienen una serie de enzimas específicas que se encargan de alargar o modificar el número de dobles enlaces que tienen estas moléculas para formar así otras sustancias con distinta funcionalidad.
Las enzimas que alargan se llaman elongasas y las que modifican los dobles enlaces reciben el nombre de desaturasas.
Lo que ocurre es que la afinidad por las enzimas desaturasas es distinta según el ácido graso que encuentren. Tienen mayor afinidad por el ácido alfa-linolénico (omega-3) que por el ácido linoleico (omega-6). Esto significa que si el aporte del primero es mucho mayor que el del segundo, la formación de moléculas derivadas de la serie omega-3 (ácido araquidónico, eicosanoides y leucotrienos) será menor.
Si por el contrario, el aporte nutricional de ácido linoleico es menor que el de ácido alfa-linolénico (como suele ocurrir en las dietas occidentales) la formación de los derivados de la serie omega-6 (EPA, DHA, eicosanoides y leucotrienos) será menor.
La proporción de la dieta entre omega-3 y omega-6 debería ser 1:5 o 1:10.
En dietas ricas en AG omega-3 los niveles plasmáticos y tisulares de AG de esta serie serán más elevados que los de la serie omega-6.
En dietas muy pobres en omega-3, podremos encontrar un predominio significativo de ácidos grasos omega-6.
Existen mecanismos para saber si en la alimentación hay deficiencia de ácido linoleico. En este caso, el ácido graso insaturado más abundante en los tejidos (el ácido oleico) es desaturado y elongado para formar ácido eicosatrienoico o ETA (omega-9) del que en condiciones normales solo se encuentran trazas. Por lo tanto, niveles anormalmente altos indican una dieta pobre en ácidos grasos omega-6.
Por otro lado, cuando la alimentación tiene un bajo contenido de ácidos grasos omega-3, en relación con los omega-6, se produce una reducción de DHA (omega-3) junto con una acumulación compensatoria de ácido docosapentaenoico o DPA en los tejidos.
 
 
Bibliografía:
Guadalupe Piñeiro-Corrales, N.Lago Rivero y Jesús M.Culebras-Fernández. Papel de los ácidos grasos omega-3 en la prevención de enfermedades cardiovasculares. Nutrición Hospitalaria 2013;28(1):1-5. Link: http://www.nutricionhospitalaria.com/pdf/6312.pdf
Eric M. Ammann, MS, James V. Pottala, PhD, William S. Harris, PhD, Mark A. Espeland, PhD, Robert Wallace, MD, MSc, Natalie L. Denburg, PhD, Ryan M. Carnahan, PharmD, MS and Jennifer G. Robinson, MD, MPH. Omega-3 fatty acids and domain-specific cognitive aging. American Academy of Neurology Journal, July 2013. Link: Omega-3 fatty acids and domain-sepecific cognitive aging. 
Wang C, Harris WS, Chung M, Lichtenstein AH, Balk EM, Kupelnick B, Jordan HS, Lau J. n-3 Fatty acids from fish or fish-oil supplements, but not alpha-linolenic acid, benefit cardiovascular disease outcomes in primary- and secondary-prevention studies: a systematic review. American Journal Clinical Nutrition, 2006 Jul;84(1):5-17. Link: aquí 
María Isabel Castro-González. Ácidos grasos omega 3: beneficios y fuentes. INCI v.27 n.3 Caracas marzo 2002. 
Grasas y ácidos grasos en nutrición humana, Consulta de expertos. Publicado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y la Fundación Iberoamericana de Nutrición (FINUT). Granada, España, 2012

Deja un comentario